Ghee (Receta)

Ghee (Receta)

Tesoro en la tradición Hindú y la medicina del Ayurveda, cuando descubras todos los beneficios que posee este alimento, lo incorporarás sin duda a tu dieta.

Hoy vamos a preparar una tanda de frascos con este terapéutico y maravilloso alimento. Su elaboración es sencilla y el proceso completo te llevará menos de una hora. Se conserva sin nevera por muchos meses y en cualquier clima. Puedes conocer más sobre el Ghee o manteca clarificada en el siguiente post de la sección: Saber más.

Receta para la preparación del Ghee (4 frascos de 380 gr) :

7 Pastillas de mantequilla de 250 gr cada una

1 cacerola grande de acero inoxidable

1 Espatula de madera

1 Embudo

1 Colador de tela o gasa de algodón

4 frascos de cristal esterilizados con su respectiva tapa

Colocamos las 7 piezas de mantequilla en la cacerola y calentamos a fuego mínimo.

Cuando la mantequilla comience a derretirse iremos removiendo sin parar hasta que una capa de espuma cubra toda la parte de arriba.

Manteniendo el fuego bajo, seguiremos con la cocción mientras vamos retirando con mucho cuidado esta capa de espuma blanca. La podemos depositar en un plato a lado para facilitarnos el proceso. Después descartamos el producto retirado.

A partir de este momento vamos a remover muy despacio la manteca clarificada durante todo el proceso. Cuando me traspasaron esta receta me contaron que la tradición exige recitar mantras durante el proceso. A modo personal he de confesar que mi mejor mantra es el amor con el que se elabora esta y cualquier receta, pero si sabes y resuenas con algún mantra en particular, te animo a que lo pruebes.

Poco a poco el líquido se volverá muy transparente y de un amarillo dorado. Verás que en los laterales de la cacerola comienza a depositarse una línea de residuos grasos, hay que dejar que se queden ahí sin incorporarlos en la cocción. En el burbujeo del Ghee comenzaras a ver como pequeñas partículas en forma de bolitas blanquecinas que se van separando del líquido. Este es el residuo del ácido láctico, la caseína y las grasas que contiene la mantequilla. Durante la cocción irán tomando color como si se tostaran, tenemos que apagar el Ghee justo antes de que estén marrones.

Apagamos el fuego y sin esperar comenzamos el proceso de filtrado. Debes tomar las precauciones necesarias y tener muy cerca los utensilios para no quemarnos con el producto a la hora de envasarlo.

Vas a ver como queda el fondo de la cacerola lleno de los residuos de la mantequilla. Al realizar el clarificado de la mantequilla retiramos todos los elementos perjudiciales para nuestro organismo. Solamente por este motivo ya es recomendable utilizarlo.

Una vez llenos los frascos tapamos con cuidado y dejamos enfriar.

Ya tenemos nuestro Ghee listo para consumir, cocinar o aplicar. Lo puedes conservar en armario, nevera e incluso a la intemperie durante muchos meses.

Pequeñas acciones que conducen a grandes cambios. ¡Gracias por leer y comentar!

Un comentario en «Ghee (Receta)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.