Albóndigas con salsa de tomate

Albóndigas con salsa de tomate

Vamos hoy con esta receta tradicional en versión «Sin gluten». Uno de los platos que seguramente te ha acompañado desde siempre y que cunde muchísimo.

En estos días es casi inevitable andar medio despistados, se encuentra uno con todo el tiempo del mundo, pero las ganas y el animo no acompañan mucho. No se si os pasa a vosotros pero en mi caso que siempre estoy dispuesta a todo y con una vitalidad que se me desborda, en estos días ando medio apática y debo hacer un esfuerzo para que mi mente no se quede deambulando entre suposiciones y futuros inciertos. Una tristeza invade mi interior y lo que en otro momento estaría disfrutando como loca, ahora me es difícil incluso centrarme.

Así que hoy lo hice fácil , un plato tradicional que me soluciona funcionar en modo calma. No por ello es un plato simple, al contrario…La delicadeza de su sabor y la elaboración manual, lo convierten en un delicioso bocado.

¡Vamos a ello, pues!

Ingredientes para 4 personas:

450 gr de carne picada mixta (ternera/cerdo). Si la compras sin picar que sean 300 gr de cada una, así una vez limpia de nervios y picada te quedará más o menos la misma cantidad.

80 Gr de pan rallado sin gluten

Hoy en día encuentras productos sin gluten en muchos supermercados. El pan rallado es uno de ellos.

2 Huevos enteros

100 cl De leche

2 Dientes de ajo

Unas hojitas de perejil

Sal marina

Pimienta negra molida

Harina de arroz (para enharinar las albóndigas)

Aceite de girasol (para freír las albóndigas)

Para la salsa de tomate:

1 kg de tomates tipo pera maduros

El tomate tipo pera es ideal para salsa, además de su suave sabor es muy carnoso y se aprovecha al máximo.

Aceite de oliva virgen

Sal marina

Colocamos en un bol todos los ingredientes: la carne picada, los 2 huevos, el pan rallado, el vaso de leche, la sal, la pimienta negra, el ajo y el perejil bien picados.

Removemos todo con un tenedor, mezclando los ingredientes hasta que queden bien integrados.

Para hacer las bolitas de las albóndigas nos humedecemos bien las manos con agua fría. Vamos a tener que mojarlas de nuevo, cuando nos demos cuenta de que se nos pega el preparado en los dedos.

Colocamos en una fuente o plato hondo un poco de harina de arroz. Pasamos las albóndigas por ella y después por nuestras manos para que suelten el exceso de harina.

Freímos por tandas en abundante aceite de girasol, que esté bien caliente.

Mas o menos tardaran unos 2 minutos. La harina de arroz se tuesta más rápido que la harina de trigo, ten cuidado que no se queme.
Dejamos escurrir bien sobre un papel absorbente.

Para hacer la salsa ponemos el aceite de oliva en una cacerola y añadimos los tomates ya limpios, pelados y triturados.

Dejamos cocinar con la tapa puesta por 30 minutos a fuego medio, removiendo de vez en cuando. Salamos y reservamos.
Servimos en cada plato las albóndigas aderezadas con la salsa de tomate al gusto.

¡Ojala te guste esta receta! ¡Un clásico para la eternidad!

Buen provecho y muchos ánimos en esta etapa de confinamiento.

¡Hasta pronto!

2 comentarios en «Albóndigas con salsa de tomate»

    1. Gracias a ti por visítarnos. El vinculo entre la sencillez y el sabor es un reto para mis menús cotidianos. Los platos más saludables casi siempre són simples peró muy sabrosos. Si nos damos el tiempo para degustar cada elemento en una receta, nos sorprendemos de la cantidad de matices que contiene. Gracias infinitas, encantada con tú comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.