Stop

Stop

Como poder expresar en palabras la situación tan compleja que estamos viviendo. Hace mucho que sabemos que estamos funcionando a un ritmo insostenible, hace mucho que somos conscientes del despropósito de nuestro cotidiano bucle…Vertiginoso ritmo diario laboral y cumplimiento obligatorio de nuestros deberes. ¿En que se quedó hoy todo esto?, ¿cuanto de real estábamos viviendo hace solo cuatro días ?.

STOP

La pregunta eterna de: ¿que te llevarías a una isla desierta?, ahora se convirtió en…¿Que te llevarías a tu confinamiento?.

Hace cinco días esto nos hubiera parecido surrealista, ni pensar en quedarnos en casa encerrados, no por miedo u obligación, si no voluntariamente en colaboración con el resto de la humanidad y por respeto a todos los que se están arriesgando sus vidas por nosotros.

Por muchos años he creído firmemente en logros de propósitos futuros, metas, objetivos. Fan del crecimiento personal y la evolución del Ser humano, he devorado y practicado toda clase de lecturas y dinámicas al respecto…Y, ¿sabéis que?, en estos cinco días me he dado cuenta de que lo que menos me importa, es lo que tenia anotado en mi lista de deseos a futuro. Aprendizajes, viajes, propósitos y objetivos puramente materiales, es impresionante…hoy ni pienso en ellos.

El pasado sábado día 14 viajábamos a Londres para disfrutar de una escapada en familia, esta ciudad es para mí un símbolo de libertad y poder personal. Años atrás tuve la suerte de conocerla en dos ocasiones, y después de 17 años quería verla con nuevos ojos. Era tal la ilusión que me hacía, que no pensaba en otra cosa más que en ese día. Los últimos 3 años por motivos familiares no teníamos «vacaciones» de disfrute y este viaje representaba mucho para mí.

El viernes tarde sentí que tenia que cancelar todo, mi cuerpo emitía señales de alarma que aún no tenían confirmación, pero algo no andaba bien. Esto se llama intuición, esa parte olvidada que todos tenemos y que si hacemos a un lado la mente y el ego, nos proporciona una información muy valiosa. Conversamos y valoramos la situación, decidimos cancelar todo.

Hoy lunes llevamos 3 días confinados, en mi provincia declararon el cese de todo desplazamiento salvo fuerza mayor el sábado 14 por tarde. Sé que habría podido volver, sé que incluso…viendo las decisiones tomadas por el gobierno ingles, podría haber visto de nuevo esa linda capital, incluso visitar algún museo…Pero lo que sí sé, es que hicimos lo correcto.

Hemos parado todos, se ha cancelado casi toda actividad laboral. Mis 3 hijos están en casa, la niña sin escuela, mi marido y mis hijos mayores sin poder ir a trabajar. Y después de este STOP forzado me doy cuenta de que más de uno lo pedía desde el subconsciente, pero jamás hubiéramos deseado que fuera de esta manera. Nos ha tomado por sorpresa, venga de donde venga este virus, sea o no conspiratorio o por accidente. Esto no nos lo esperábamos.

Este STOP nos da la oportunidad de reflexionar, de atender lo aplazado, de conocer nuestro lado más oscuro y también nuestras mejores herramientas. Nos da la oportunidad de ver y reconocer las verdaderas prioridades, cada cual las suyas y a la vez respetar las del otro. Obligados a compartir un espacio físico y sin oportunidad para el «escape». No gimnasio, no cafeterías, no bibliotecas, no cines, no amigos…Etc.

Siempre estoy haciendo algo y muchas veces me quejo de no tener tiempo, demasiadas obligaciones y tareas. Como yo, quizás tú, también te tenias descuidado, descuidada…Quizás también te pasabas el día trabajando o atendiendo a los demás, aprovechando el tiempo restante para formarte y convertirte en alguien más competente o «mejor». Este momento es la oportunidad que no hemos tenido antes, al menos desde que eramos niños. Nunca tuvimos tanto tiempo para pensar, distraernos y dejar volar la imaginación. Incluso si tienes niños pequeños o familiares dependientes, estos días el tiempo te va a sobrar. Unas vacaciones no te dan esta oportunidad, simplemente por que las llenas de otras cosas. Ahora hay poco por hacer y mucho tiempo, es un gran reto para todos nosotros.

Personalmente se me han caído muchos velos, en un momento todo lo que creía metas impostergables, han dejado de importarme y me he dado cuenta de todo lo valioso que hay «Ya» en mi vida. Todo lo que hoy es mi prioridad, quiero que lo siga siendo y lo que tanto tiempo y energía me robaba cada día, lo voy a dejar en segundo, tercer o último plano, incluso puede que lo tache de la lista. Quiero recordar en un futuro estos días con cariño y como los días del gran cambio. Un cambio a nivel mundial, sin duda, por las evidencias y la gravedad del asunto.

El otro día caí en la cuenta de en que contamos el tiempo con el referente histórico de Cristo, a. C. o d. C. Vi una coincidencia en las siglas y pensé que cuando esto pase quizás contemos el tiempo con las mismas iniciales, salvo que desde la otra polaridad representativa. Tal como el «bien» y el «mal» Cristo podría ser sustituido por corona-virus, el que nos hizo despertar (también).

Aquí entre reflexiones tantas me encuentro, feliz de estar con los míos. Un poco preocupada por mis padres, amigos y familiares más lejanos, pero con la confianza de que todo saldrá bien. Vanalizando y riendo un poco con todos los «memes» que andan por las redes, con una cantidad desbordante de gigas para consumir, que «casualmente» nos han regalado a muchos de nosotros unos días atrás. Toda risa es bienvenida y aunque sea un momento muy serio, nuestra salud mental lo agradecerá.

Mañana te prepararé una receta, no para que la elabores al fuego de tu cocina…Una receta para que la cocines en el fuego de tu Alma y seas parte de ella, como célula importante del sistema inmune global que eres, que llevará al total de la humanidad hacia la superación de este y otros brotes que puedan venir. Quizás no esté todo en nuestras manos, pero si podemos hacer mucho para sobrellevar y superar esta situación entre todos.

Deseo que este STOP te sirva de mucho y que des por bueno cada ataque de locura, aburrimiento o desespero. Un aprendizaje en cada día perdido, que al fin y al cabo no deja de ser… Un día «ganado».

¡Gracias por leer!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.